La gastronomía en "El Quijote"

Si leemos El Quijote, podemos reparar en diversas comidas y diferentes platos que son típicos y tradicionales de la gastronomía de Castilla-La Mancha: aceite, vino, miel, queso, carne de caza...
Ya al comienzo de la novela nos encontramos con algunos manjares:

"En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda"


Por lo tanto, observamos que ya en los tiempos del Quijote, en la despensa se almacenaban los productos y alimentos que hoy son por excelencia Denominación de Origen de Castilla-La Mancha. Después de cinco siglos, seguro que su sabor sigue siendo el mismo que cuando el Quijote y Sancho los disfrutaban.
Esta gran novela de la literatura universal de Cervantes inmortaliza, no sólo sus característicos personajes o lugares emblemáticos como son las ventas, los molinos..., sino también el menú que hemos leído al principio de la novela. Leyendo El Quijote, también saboreamos los sabrosos platos que comían.
Podemos deducir de lo leído que la "olla de algo más vaca que carnero" es lo que se llama una "olla podrida" que se hace  cociendo ajos, nabos, garbanzos y carne, que el caso de hemos visto lleva más ternera que cordero.
En cuanto al salpicón es un plato típico que se hace con sal, vinagre, cebolla, aceite, pimienta, morcillo de vaca troceado, tocino picado y se deja todo macerar un tiempo.
Los duelos y quebrantos se hacen salteando en la sartén tocino y chorizo a los que después se les añaden huevos batidos.


El vino

El vino es de lo que más se menciona a lo largo de la obra, pero es más, Cervantes nos lo revela como excelente alimento y nos envía el mensaje de que el vino, bebido con moderación, es bueno para la salud:

"... templado en el beber, considerando que el vino demasiado ni guarda secreto ni cumple palabra".


En la primera parte, es graciosa la anécdota en la que el Quijote entra en una venta, y como no es capaz de quitarse la armadura que le cubría la cabeza, la celada o el yelmo, tuvieron que darle de beber vino a través de una caña. Además, en un capítulo posterior, estando en sueños ataca un cuero lleno de vino pensando que eran gigantes.
Es sorprendente como Sancho degusta los vinos que beben y se revela como un gran sumiller: 

"El primero dijo que aquel vino sabía a hierro, el segundo dijo que más sabía a cordobán. El dueño dijo que la cuba estaba limpia, y que el tal vino no tenía adobo alguno por donde hubiese tomado sabor de hierro ni de cordobán. Anduvo el tiempo, vendióse el vino, y al limpiar de la cuba hallaron en ella una llave pequeña, pendiente de una correa de cordobán".

En la novela se mencionan expresamente el vino de una de sus provincias, concretamente en el capítulo 13 de la segunda parte:
Comienza preguntando Sancho Panza al Caballero del Bosque:


"- ¿Este vino es de Ciudad Real?
  - en verdad que no es de otra parte, y que tiene algunos años de ancianidad"




Actualmente en Castilla-La Mancha hay nueve denominaciones de origen de vino: D.O. Vino de Valdepeñas (Ciudad Real), vinos Ribera del Júcar, vino de Mondéjar, vino de Uclés, vino de Méntrida, vino de Jumilla, vino de Almansa, vino de Manchuela y vino de la Mancha. 
 
D.O. Vinos de Castilla-La Mancha (Fuente: Wikipedia)


El queso
El queso manchego tiene que ser de leche de oveja manchega y seguramente es el tipo de queso que llevaban en las alforjas. 

El queso está presente dentro de la novela en varias ocasiones:

"Aquí trayo una cebolla y un poco de queso, no sé cuántos mendrugos de pan, dijo Sancho"
"Ahora sólo se debe de acostumbrar a dar un pedazo de pan y queso, que esto fue lo que me dio mi señora Dulcinea"




El almuerzo de "queso ovejuno y pan" se repite a lo largo de los dos libros del Quijote.
Un ejemplo es en el capítulo 18 de la primera parte, D. Quijote arremete contra un rebaño de ovejas porque piensa que son un ejército:




"¿No oyes el relinchar de los caballos, el tocar de los clarines, el ruido de los tambores? a lo que Sancho responde: "No oigo otra cosa, sino balidos de ovejas y carneros".




Otro ejemplo es en la segunda parte, en el capítulo de 17: Sancho compra requesones y los mete en el yelmo de su caballero, el cual se lo pone en la cabeza y dice:

"¿qué será esto, Sancho, que parece que se me ablandan los cascos, o se me derriten los sesos, o que sudo de los pies a la cabeza?"

Ajo, pan y cebolla
En tiempos de D. Quijote los ajos estaban dentro de los alimentos considerados para los pobres, por eso cuando se nos cuenta que a Dulcinea la han transformado por un encantamiento en un aldeana nos indican:
"Le quitaron lo que es tan suyo de las principales señoras, que es el buen olor, por andar siempre entre ámbares y entre flores", Dulcinea no olía a flores porque el olor que le dio fue "de ajos crudos", el cual le atosigó el alma.
 
En la Mancha, no sólo es denominación de origen, sino que tiene su Indicación Geográfica Protegida del ajo en Las Pedroñeras.






En cuanto a la cebolla, aparece cuando Sancho Panza es gobernador de la Ínsula Barataria y el médico de la Ínsula prohíbe comer casi de todo. Sancho le suplica a su maestresala:


"Sería posible que agora que no está aquí el doctor Pedro Recio, que comiese yo alguna cosa de peso y de sustancia, aunque fuese un pedazo de pan y una cebolla?"


La cebolla aparece también como parte del almuerzo en varias ocasiones. En Castilla-La Mancha la cebolla tiene marca de calidad reconocida y la primera comunidad productora de cebolla en España.



También protegido por Indicación Geográfica Protegida está el pan de la Cruz de Ciudad Real, el cual se llama así por tener dibujada una cruz en su corteza. En el Quijote, es el pan el que acompaña a todo: al queso, a las uvas, a la cebolla, a los ajos...
En el segundo capítulo, en la venta se dice: "trajeron un pan tan negro y mugriento como sus armas". Y en el capítulo cincuenta y dos, el Quijote ataca con un pan a un cabrero. (Muy blando no debería de estar ese pan). El pan también aparece en las Bodas de Camacho, pero éste no estaba tan duro: "Había rimeros de pan blanquísimo, como los suele haber de montones de trigo en las eras".


El aceite
El aceite tiene varios usos dentro del Quijote. Nos dice el narrador que la verdad siempre permanece sobre la mentira "como el aceite sobre el agua". Cuando el Quijote es agredido con un candil por parte de un cuadrillero de una venta, el cual cree que quien le ha agredido ha sido un fantasma, en el capítulo 17 de la primera parte; para recuperarse, pide el bálsamo de Fierabrás:

"Levántate, Sancho, si puedes, y llama al alcaide desta fortaleza, y procura que se me dé un poco de aceite, vino, sal y romero, para hacer el bálsamo, que en verdad creo que lo he bien menester ahora, porque se me va mucha sangre de la herida que esta fantasma me ha dado"






En las bodas de Camacho, Sancho ve como el aceite lo utilizan para freír:

"Dos calderas de aceite, mayores que las de un tinte, servían de freír cosas de masa, que con dos valientes palas las sacaban fritas y las zambullían en otra caldera de preparada miel que allí junto estaba"



Viendo esto, observamos que el aceite de oliva en Castilla-La Mancha es más que una tradición, es por eso que hay varios aceites de oliva de nominación de origen como son: Campo de Calatrava,  Alcarria, Montes de Toledo o Campo de Montiel. También existen marcas de calidad: Valle de Alcudia,Sierra de Alcaraz y Hellín.

La miel
Se ve especialmente en los dulces que se preparan en las bodas de Camacho que primero se freían y después se mojaban en miel. Nuéganos, flores y pestiños son dulces típicos de Castilla-La Mancha, los cuales se rematan con una buena capa de miel por encima.Y como no, si hablamos de miel, la comarca en la cual este es el producto estrella es La Alcarria, en la provincia de Guadalajara. Pero la miel no sólo aparece en dulces dentro de la novela, sino también en refranes, dichos y juegos de palabras dichos en la boca de Sancho Panza:

"Quiso soltar al lobo entre las ovejas, a la raposa entre las gallinas, a la mosca entre la miel"
"Que la gente baldía y perezosa es en la república lo mesmo que los zánganos en las colmenas, que se comen la miel que las trabajadoras abejas hacen"
"No es la miel para la boca del asno"
"Si no haceos miel, y paparos han moscas" (Tanto tienes, tanto vales)

Postres


En Castilla-La Mancha hay muchos dulces típicos, a cual más rico. Un ejemplo es el mazapán de Toledo con Indicación Geográfica Protegida, el cual es de origen árabe y cuyos ingredientes principales son almendras y azúcar; aparece en el Quijote en el capítulo 26 de la segunda parte:

"Si maese Pedro no se abaja, se encoge y agazapa, le cercenara la cabeza con más facilidad que si fuera hecha de masa de mazapán"


Una fruta que en esta época disfrutamos mucho en España es el melón de Castilla-La Mancha, también con Indicación Geográfica Protegida.


El melón aparece en un símil en el capítulo 32 de la segunda parte:
"Cuchillada le hubiera dado que le abrieran de arriba abajo como una granada, o como a un melón muy maduro. ¡Bonitos eran ellos para sufrir semejantes cosquillas!"

Y hasta aquí un breve repaso gastronómico de Castilla-La Mancha a través de la obra de Miguel de Cervantes: Don Quijote de la Mancha.


Espero que os haya gustado y también que os pique la curiosidad por probar estos deliciosos productos. Yo, al ser manchega, ya los disfruto desde niña.


Comentarios

  1. Genial artículo!!!!! Mira que he leído análisis de El Quijote pero nunca desde el punto de vista culinario. Bien mirado es cierto que se hace referencia a la comida de manera clara pero es algo a lo que no das importancia porque estás pendiente del amigo Quijano. Me ha encantado. Con tu permiso, comparto 😜😜😜😜😋😋😋.

    Nos leemos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Israel!

      Me alegro de que te haya no solo gustado, sino encantado. Cierto es que con las peripecias del protagonista nos perdemos, o no le damos importancia a otras muchas cosas que están presentes, no sólo en esta obra, sino en muchas otras también. Yo como buena manchega y comedora de todos los productos, a veces me llaman la atención. Además, es una forma más de conocer Castilla-La Mancha.
      Con mi permiso y sin él sabes que puedes compartir compañero.

      Nos leemos!!!

      Eliminar
  2. ¡Mari Carmen, me ha encantado esta entrada! Creo que es una manera muy original y amena de acercarte a una obra literaria. ¡Me ha gustado mucho leerla! ¿Tienes pensado centrarte en las gastronomías de otras obras?

    ¡Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      Me alegro de que te haya resultado interesante. La verdad es que hacía tiempo que tenía esta idea en mente, pues en La Mancha no sólo se conmemora los centenarios de la obra literaria, sino todo lo que en ella se expresa, cultura, tradición, gastronomía...
      La verdad, es que en principio no tengo pensado centrarme en las gastronomías de otras obras literarias, aunque seguro que resulta igual o más de apasionante.

      Otro beso para ti también!!!

      Eliminar
  3. Hola Mari Carmen, me ha resultado muy interesante esta entrada, puesto que nunca se me había ocurrido analizar esa faceta de El Quijote, me viene muy bien saber estas cosas, puesto que soy mitad ciudadrealeña ;)

    Un saludo,
    Lu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lu!

      Me alegro de que la entrada te haya resultado interesante. Si eres medio ciudadrealeña, seguro que no te cuesta mucho encontrar productos manchegos de calidad. Además, ya hay muchos sitios, fuera de La Mancha, en los que los venden. Seguro que ya has probado algunos.

      Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La biblia de barro" de Julia Navarro

El lápiz del carpintero - Manuel Rivas

"Antígona" de Sófocles (Análisis literario - Entrega 2)