"Don Quijote de La Mancha" (Segunda Parte) de Miguel de Cervantes (cap. XLI-LVIII)

¡Hola a todos y todas!

Entramos ya en la recta final de estos especiales sobre la novela de "Don Quijote de La Mancha".

Algo importante entre D. Quijote y Sancho, en sus relaciones, se da en el capítulo XLI, donde el narrador entra y sale. En este capítulo cuentan todo lo acontecido en ese viaje, incluso D. Quijote se extraña que Sancho haya podido ver en el viaje todo lo que él cuenta. D. Quijote le dice a  Sancho si se cree todo (Cueva de Montesinos). Después de ésto se da el gobierno de Sancho de su ínsula Barataria, capítulo XLII; consejo a príncipes y reyes típica de esta época. En los capítulos XLII y XLIII, D. Quijote le da consejos a Sancho, el cual va a un lugar donde va a haber gente, después se confirma que esos consejos son ciertos, cosnejos en los que alude a todo: la forma de vestir, étc. Después entramos en una serie de capítulos en los que la obra se articula en dos ramos, siguiendo como protagonistas a D. Quijote y a Sancho que aquí éstos se separan. A veces, interviene un narrador y otras otro narrador diferente. Cervantes con eso intenta ver cómo son los dos mundos por separado, para llegar a un momento en el que los personajes dejan de tener autonomía, (ausencia-añoranza). Tristeza y melancolía de D. Quijote, éste al verse las medias rotas se da cuenta de que es pobre, ésto para él es importante porque todo lo que él representa se da entorno a sus medias. Se ve a un D. Quijote que está solo y triste que no tiene su dignidad. Aquí se introduce el pasaje de Altisidora e interpreta estar eneamoradísima de él, tanto, que le pide a ésta un laúd para cantarle algo como consuelo. Se da el episodio de los gatos, este episodio ridiculiza al episodio de los leones, pues cuando los gatos arañan, tiene D. Quijote que guardar cama a causa de esto (final del capítulo XLVI).
En el capítulo XLV, Sancho llega a la ínsula Barataria. Aparece Pedro Recio, que es un médico, ésto no deja comer nada a Sancho por si está envenenada la comida. Aquí Sancho está enfrentado a la autoridad, al poder. Es interesante el modo como Sancho abandona el poder. Siguen unas historias que muestran la sabiduría del pueblo (los juicios). Sancho rechaza el "Don", rechaza lo que no le corresponde. El "Don" está matizado en las cartas que Sancho manda a su mujer y en el carteo que se establece entre los personajes. Dña. Rodríguez es la mujer que piensa que D. Quijote es realmente un caballero andante y le pide ayuda, Cervantes lo usa para referirse a los duques (capítulo XLVIII). Dña. Rodríguez aparece como un fantasma, es cuando habla con D. Quijote y le cuenta cosas de la duquesa, y al final las demás criadas le pegan una paliza mandadas por la duquesa. 
Se ve cuando se encuentran D. Quijote y Sancho en el camino, aquí comienza el final de "El Quijote", también se alude al Quijote de Avellaneda. D. Quijote ya no ve ilusiones. Hay un montón de cartas de uno a otro. Al principo el capítulo XLVI hay un entrelazamiento entre los narradores.
Se alternan los capítulos de la nostalgia de D. Quijote y el gobierno de Sancho (capítulos L, LI, LII). El montaje de los duques termina por una parte por el cansancio del mismo esquema; por otra, el mundo que D. Quijote y Sancho han conseguido imponer. Lo interesante del capítulo LIII es el final, cuando Sancho echa de menos la libertad. El primer comentario en el capítulo siguiente es la "libertad". La añoranza del pasado, al final cuando se marcha Sancho, después de estar con su amigo morisco, cae en una sima y D. Quijote lo encuentra. En los párrafos finales, Sancho renuncia a ser gobernador. Una de las técnicas que dan sentido al Quijote era el claro-oscuro, tema o característica del Barroco. Sancho se abraza amorosamente a su burro. Se descubre a un nuevo Sancho después de la ínsula. Hasta el final, un tema principal es el desengaño, donde nada es real, todo se evapora, éste también es un tema del Barroco. Ésto da paso a la angustia...
Sancho se encuentra con su vecino Ricote en el trayecto, aquí Cervantes da su visión de los problemas de su época. En las novelas de Cervantes no hay descripciones temporales correctas. En el capítulo siguiente en el que Sancho no acepta a ir con su amigo a desenterrar el tesoro. Al mismo tiempo comienza a hablar del sentimiento del pueblo, describe cómo se vive en Europa en aquel tiempo, contrasta el Norte de África con Europa. En el capítulo LV, Sancho cae en la sima y piensa que se va a morir, es cuando Sancho renuncia a las riquezas, el poder, todo esto se cae en el agujero, en la sima donde Sancho cae. El final de la estancia con los duques es curiosa porque se puede ver donde los duques caen en su propia trampa. La dueña que cree que D. Quijote es un caballero andante, se inventa un duelo contra el novio de la hija de la dueña, pero en el duelo, el lacayo decide que D. Quijote gane, ni siquiera llega a existir el duelo. 
En el capítulo LVII, D. Quijote se despide de los duques, aquí, tiene lugar la burla de Alisidora, el ideal del amor en el mundo caballeresco. 
El capítulo LVIII es uno de los más densos de la segunda parte. La melancoía remite porque han salido del palacio de los duques, donde se sentían atrapados. Hay varios pasaje en "El Quijote" dedicados a la "libertad". Es un capítulo fundamental. Se encuentran con unos labradores que llevan unas figuras de santos, ésto le sirve a D. Quijote para comparar esos santos con su misión, proceso de reconversión de D. Quijote.

Y para que no se haga muy pesado me quedo aquí, para retomarlo en el siguiente especial.

"Don Quijote de La Mancha" (Segunda parte) de Miguel de Cervantes (cap. LIX-final)


Comentarios

  1. Como siempre, un análisis en toda regla.

    Me parece estupendo que nos recuerdes la importancia tan tremenda que tiene Sancho en la historia de don Quijote ya que, casi por regla, se le suele identificar como un mero comparsa de Quijano. Tiene sentimientos, inquietudes y ansiedades, siendo (al menos para mí) un personaje mucho más complejo de lo que parece. Recuerdo que todas las aventuras que pasan en el castillo de los duques me parecieron muy divertidos y agradables de leer. Y, también ,que se respiraba en las páginas cierto sentimiento que señalaba que el final estaba muy cerca (cosa que, después del maratón que me di a leer, no quería que llegase...)
    Espero esa entrega final con muchas ganas así que, ¡no tardes mucho! (jejejejeje)
    Ah, y que sepas que, gracias a ti, servidor se está haciendo con ese pedazo de serie de dibujos de principios de los ochenta. ¿La recuerdas? Me encantó de crío y me sigue gustando. Una pena que no saquen una edición en Bluray en condiciones. En fin, cuestión de paciencia...

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola,Israel!

    Muchas gracias por tus palabras. He intentado resumir lo más posible y no contar todo, simplemente destacando los puntos importantes, por lo que creo que el análisis no me quedó muy conexo, pero en fín..., todo porque no fuera muy largo.
    Estoy completamente de acuerdo contigo en cuanto al personaje de Sancho, además, ¿quién es Quijote sin un Sancho, al igual que una Bonnie sin su Clyde?
    La verdad es que cuando vas llegando al final, acaba gustándote tanto la historia que no quieres que se acabe.
    La serie de finales de los setenta principio de los ochenta, yo la vi en los ochenta, está genial, ¿cómo no me voy a acordar? me entaba, no me perdía ni un capítulo, me reía mucho. Y su canción compuesta por Juan Pardo para el grupo infantil 'Los botones' especialmente para la serie de dibujos era estupenda: "Sancho, Quijote. Quijote, Sancho. Sancho el escudero, bonachón y gordinflón, pisa firme el suelo que dirige su señor. Quijote es totalmente fantasía caballero del honor...". Seguramente, yo también me haga con ella, ¡qué gran idea!.
    Te dejo el enlace de la página oficial de la serie de dibujos para que le eches un vistazo, seguro que te gusta. http://www.quijote.tv/

    ¡Nos vamos leyendo!
    Saludos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La biblia de barro" de Julia Navarro

El lápiz del carpintero - Manuel Rivas

"Antígona" de Sófocles (Análisis literario - Entrega 2)