El carné de identidad de los perros: las glándulas perianales



Normalmente no nos fijamos mucho en estas cosas, simplemente vemos que los perros entre ellos se huelen. 

Las glándulas perianales se encuentran a ambos lados del ano del perro, dichas glándulas producen un líquido con un determinado olor que para ellos es muy funcional, pues es el olor de su propia identidad. Ya que, a través de este olor, los perros informan a otros perros sobre su sexo, su estatus, sus enfermedades, su carácter y temperamento... Ahora, sí comprendemos mejor la constumbre que tienen los perros de olerse unos a otros convirtiéndose el hecho de oler en una conducta social. 


Sin embargo, no somos conscientes, ni de lo importante que es para ellos, ni de cuidar que dichas glándulas estén bien; dichas glándulas pueden tener transtornos, llegando incluso a tener infecciones. Es cuando tienen algún trastorno cuando dichas glándulas no segregan el líquido de forma normal, llegando a producirle a nuestra mascota molestias e incluso en ocasiones dolor.  Para evitar esto, vemos que el animal arrastra el trasero contra el suelo de forma un poco "cómica", pero para ellos no es de risa. Este acto no significa que el perro pueda tener lombrices, sino que es un problema de las glándulas perianales, normalmente indica que estas están llenas y que no consigue vaciarlas de una forma natural, incluso puede llegar a ser un signo de un problema más grave.
Normalmente, el contenido de estas glándulas sale con las heces, perto también cuando el animal tiene miedo. Otras teorías indican que la expulsión se hace de forma pulverizada, indicando sumisión o incluso para hacerse el muerto. 
Debemos observar que el líquido salga de forma normal y que no se obstruyan, esta obstrucción puede ocurrir por varios motivos: porque las heces sean demasiado duras o blandas, por la anatomía propia del perro. Cuando estos problemas ocurren el perro arrastra el trasero de forma constante, también se lame el área de una forma excesiva y cuando es algo más grave, el perro gira sobre sí mismo y gime dolorosamente. Normalmente este tipo de problemas suele ocurrir en las razas pequeñas.
Para cuidar y prevenir estos problemas debemos observar al perro y darle una dieta equilibrada.
Si el animal tiene algún problema debemos acudir al veterinario que lo solucionará mediante una presión adecuada. 

(Fuente: mi veterinario)

Comentarios

  1. ¡Hola, Mari Carmen!

    ¡Una entrada muy interesante! Hacía tiempo que no le dedicabas una entrada a nuestros amigos los peludiots y la verdad es que me ha encantado. No sabía exactamente por qué se olían los perros y gracias a ti ya no tengo dudas. Es algo que veo muy a menudo cuando saco a mis perras jeje. Y también es muy interesante lo que has dicho de las glándulas perianales en la segunda parte de la entrada ya que mis perras en alguna ocasión lo han hecho. Me ha gustado mucho la entrada y aprendido cosas nuevas :)

    ¡Un beso y nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura!

      La verdad, he de reconocer que tengo algunas secciones un tanto olvidadas, pues no siempre se presentan las cosas como una quiere, jejeje. Pero bueno, espero ir poniendo remedio a esto poco a poco.
      Siempre he tenido curiosidad al hecho de que los perros se olieran unos a otros, así que, aprovenchando una visita rutinaria de mi perra a su veterinaria le pregunté por ello, y... ¡he aquí el resultado!
      Me alegro de que te haya gustado y que hayas aprendido algo que no sabías. ;)

      ¡¡Por supuesto que nos leemos!!

      ¡¡Besotes!!

      Eliminar
  2. Hola Mari Carmen, qué curioso, nunca había sabía sabido por qué los perros hacían ese tipo de cosas, pero ahora todo cobra sentido jeje. Todo tiene su por qué en esta vida.
    Muchas gracias por la información, ¡nunca te acostarás sin saber una cosa más! ;)

    ¡Besos!
    Lu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Lu!

      Como he comentado a Laura, yo tenía curiosidad por saber el motivo, hasta que le pregunté a la veterinaria de mi peludita, que me lo explicó muy amablemente. La verdad que sí en esta vida casi todo tiene sentido.
      De nada por la información, a todos nos gusta aprender algo nuevo, buen refrán. ;)
      ¡Nos leemos!

      ¡Besotes!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La biblia de barro" de Julia Navarro

El lápiz del carpintero - Manuel Rivas

"Antígona" de Sófocles (Análisis literario - Entrega 2)